Los 13 libros que recordaré para siempre de 2019

Escrito por Abril Camino - 26 diciembre

Los 13 libros que recordaré para siempre de 2019

Se acaba el año, es así, ya no podemos hacer nada por evitarlo. Y toca hacer balances varios, que es una cosa que podría decir que no, pero... me encanta. Hoy os hablo de los libros que siempre recordaré de este año. Aquellos que se me cruzaron en el camino a lo largo de este año y que se quedan ya para siempre en la estantería de mis favoritos de toda mi vida.

Me ha costado mucho elegir. Muchísimo. Ya he contado alguna vez por aquí que antes era muy compulsiva leyendo, que me obsesionaba con un autor, género o temática y me lo leía todo a trompicones, con poco juicio y mucha ansia. Ahora me lo tomo todo con mucha más calma, selecciono mejor mis lecturas y, por lo tanto..., casi todo lo que leo me gusta. Así que hacer esta lista... ha sido una pesadilla. Me ha costado infinito reducir los libros a solo trece y ha sido IMPOSIBLE limitarlo más. Se quedan en el tintero auténticas maravillas, lo reconozco. Podéis ver la lista de los 171 libros que he leído en total en lo que va de año en este enlace de GoodReads (o en la reseña mensual de todo lo que he leído que dejo siempre en el apartado Leyendo novelas del blog). Pero eso, que ahí van mis favoritísimos de 2019:

Por siempre ¿felices?, de Taylor Jenkins Reid

Ya he hablado varias veces de este libro, así que no me repetiré demasiado. Se ha colado en esta lista porque me parece el ejemplo perfecto de historia absolutamente cotidiana, sin ninguna estridencia ni giros de trama espectaculares... pero que consigue transmitir todo lo bonito del amor y toda la pena de un desamor. Sensaciones que probablemente hayamos experimentado alguna vez todas las personas que alguna vez hemos tenido una relación larga. La belleza de lo sencillo, de lo cotidiano... eso es este libro.

Por siempre ¿felices?, de Taylor Jenkins Reid

Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman

Alguna vez he comentado lo mucho que me gusta la belleza de lo feo, de lo desagradable. Y algo de eso hay en esta novela, que trata con un finísimo humor británico hechos realmente atroces. Una protagonista irrepetible, extraña, a la que se va comprendiendo a medida que se pasan las páginas. Además de gustarme, este libro me impactó, que creo que es algo mucho más difícil.

Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman

Los últimos días de Rabbit Hayes, de Anna McPartlin

Una de las novelas de mi vida. El libro que hizo que su autora se convirtiera en una de mis imprescindibles (le dediqué esta entrada hace unos meses). La cuenta atrás de la vida de una mujer joven, rodeada de personas que la quieren y deben enfrentarse a su pérdida. Un drama, sí, obviamente, pero contado con una chispa de humor que me enamoró y me hizo sonreír y llorar a partes iguales.

Los últimos días de Rabbit Hayes, de Anna McPartlin

28 días, de David Safier

Me habían recomendado mucho a Safier en su faceta cómica, pero, casualidades de la vida, fue a caer en mis manos esta novela, que es justamente lo contrario: un drama terrible. Veintiocho días fue lo que duró la resistencia a los nazis en el gueto de Varsovia y los vivimos muy de cerca de la mano de una adolescente, casi una niña, que es la protagonista de la novela. Imposible leerla sin que salgan las emociones a flor de piel.

28 días, de David Safier

Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión, de Mamen Sánchez

Esta novela fue toda una sorpresa. Me la encontré en el Re-Read y me llamó la atención por su portada y su título, que alguna vez había escuchado cuando salió publicada, pero nunca había profundizado más. Me encontré con una historia feel good preciosa, llena de encanto, de personajes muy especiales, con una trama que hace sonreír y que emociona a ratos. Y sobre todo... con una capacidad de enganche brutal. La recordaré siempre con mucho cariño.

Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión

Canciones de amor a quemarropa, de Nickolas Butler

Llevaba años queriendo leer esta novela, pero nunca le había llegado su momento. Y cómo me arrepiento de no haberlo hecho antes. La magia de esta historia está en que... no pasa nada. Es una historia de amistad, de nostalgia, de recuerdos de toda una vida, de errores y de culpas, entre cuatro amigos criados en el mismo pueblo del Medio Oeste americano. Pero no encontraremos grandes giros de trama ni una estructura estereotipada, sino sentimientos que todos podemos reconocer sobre la amistad y la madurez, identificados en personajes que serán difíciles de olvidar.

Canciones de amor a quemarropa, de Nickolas Butler

La última carta de amor, de Jojo Moyes

Ya sabéis, si seguís mi blog habitualmente, que Jojo es una de mis ídolas máximas (también le dediqué esta entrada hace poco). Y esta novela es una de mis favoritas de la autora. Una historia en dos tiempos, entre el presente y el pasado, que narra un amor de corte un poco clásico, pero a la vez con tintes modernos, con un componente de lucha contra las convenciones sociales. Y en el presente, algo más contemporáneo, la pelea de una mujer por encontrar su lugar mientras se ilusiona por solucionar los problemas de otros.

La última carta de amor, de Jojo Moyes

La luz entre los océanos, de M.L. Stedman

No sé ni cómo me atrevo a recomendar una novela que me dio uno de los disgustos más grandes de mi vida. Creo que no dejé de llorar desde más o menos la mitad hasta que lo acabé. Esta novela es EL DRAMA. No solo porque está muy bien escrita y transmite mucho. También porque plantea un dilema moral que creo que hace que cualquier lector se meta en la piel de los protagonistas y sufra con ellos. Una auténtica preciosidad (a pesar de los disgustos que garantiza).

La luz entre los océanos, de M.L. Stedman

La luz que no puedes ver, de Anthony Doerr

Esta novela fue Premio Pulitzer hace unos años y, milagrosamente, la encontré en el Re-Read casi sin estrenar. Me gusta tomármelo como que fue una señal de que iba a ser una de mis mejores lecturas del año. Una historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial, en la Francia ocupada, ya en los últimos tiempos de la contienda. Una protagonista muy especial, una chica ciega que debe sobrevivir a todos los desmanes de la guerra. Y un chico que se ve enrolado en el ejército nazi casi sin darse cuenta. Muy muy bien escrito. Muy muy recomendado.

La luz que no puedes ver, de Anthony Doerr

La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez Artero

Para alguien como yo, enamorada de toda la vida de Londres y de los libros, esta novela podría ser mi Biblia. Porque es un homenaje, en tono feel good y lleno de personajes a los que apetece llevarse a casa, a esos dos conceptos. La ambientación en Londres es mucho más que una ambientación; es respirar la ciudad en cada página. Y los libros, como ya anuncia el título, lo presiden todo. Es imposible leerla y no enamorarse, hacedme caso.

La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez Artero

La abuela, de Chris Pueyo

Ya me había encantado Chris Pueyo en sus dos libros anteriores (El chico de las estrellas y Aquí dentro siempre llueve), pero con La abuela ha ido un paso más allá, con esa mezcla de realidad y poesía que creo que es su mejor virtud. La abuela es la historia de una mujer que no lo ha tenido fácil, que ha luchado, amado, sufrido y transmitido vida. Además, la edición en tapa dura es preciosa y todo el libro está lleno de pequeños detalles que lo hacen especial.

La abuela, de Chris Pueyo

Memoria de unos ojos pintados, de Lluís Llach

Puede que mi mejor lectura del año. Un libro que llegó a mis manos de rebote, porque necesitaba leer historias de la Guerra Civil en Barcelona para la documentación de un proyecto... y me encontré con una historia emotiva, llena de ingenuidad, amor, amistad, lucha, libertad, represión y venganza. Creo que no es posible leerlo y no meterse en la piel de sus personajes, sufrir con ellos y empatizar con los difíciles tiempos que les tocó vivir. Un 10. Sin duda.

Memoria de unos ojos pintados, de Lluís Llach

Arde tu casa, de Dan Marshall

Y dejo para el final la que ha sido mi última gran lectura de 2019. Le tenía muchas ganas a Arde tu casa desde hace meses y, finalmente, me cayó como regalo de cumpleaños. La historia se las trae: leerlo es asistir en directo al desmembramiento de una familia a la que siempre le había ido todo bien. Hasta que dos enfermedades terminales hacen volar todo por los aires y la única manera de soportarlo es a través del humor. Del humor muy muy negro. De los pocos libros que me han hecho reírme a carcajadas, sobresaltarme y emocionarme con pocas páginas de diferencia.

Arde tu casa, de Dan Marshall

Y ese es mi repaso a lo mejorcito del 2019. No sé si compartiremos muchas lecturas, pero, si es así, me encantará leer vuestras opiniones en los comentarios. Y si os fiais de mis recomendaciones, espero de verdad que disfrutéis mucho de la lectura. Yo solo pido que el 2020 me traiga unas lecturas al menos tan buenas como las de este año. ¡Y el mismo deseo tengo para vosotros!

  • Compartir:

Puede que te interese...

0 comentarios