«No hay nada después del final»: mi recomendación de octubre 2020

Escrito por Abril Camino - 31 octubre

No hay nada después del final, Érika Gael

Pues... ya está aquí el final de octubre. Últimamente me pasa que nunca sé si un mes se me ha pasado volando o se me ha hecho eterno; puede que ambas cosas a la vez. Lo cierto es que, si echo la vista atrás, me parece que hace un siglo que estaba poniendo punto final a #ProyectoIsla, aunque hace poco más de un mes. Hasta he tenido que revisar GoodReads para comprobar qué libros había leído en octubre, porque ni recordaba cuáles habían sido mis primeras lecturas del mes. Al final, el recuento dice que en octubre de 2020 he leído nada menos que veintidós libros, aparte de cuatro novelas de las que he sido correctora o lectora cero y TRES lecturas de revisión final de Londres contigo. Normal que las neuronas me patinen a veces...

No ha sido mi mejor mes en cuanto a lecturas; me he llevado decepciones que no esperaba y me he enganchado a libros... que tampoco esperaba. Lo único que he tenido claro a la hora de escribir esta entrada es cuál ha sido mi mejor lectura del mes. No hay nada después del final es la última novela de Érika Gael, recién salida del horno hace apenas unas semanas. Siempre me ha encantado cómo escribe Érika, he hablado de ella en diferentes ocasiones por aquí, pero creo que esta es su mejor novela; al menos, es la que a mí más me ha gustado (aunque parecía difícil superar lo mucho que me gustó Noche de tentación hace ya unos cuantos años).


No hay nada después del final, Érika Gael


No hay nada después del final es puro teatro; no se me ocurre una forma mejor de definirla. Es la historia de Mariela y Eloy, de lo que fueron y lo que son cuando se reencuentran. Pero es también la historia de la relación que cada uno de ellos tiene con su profesión, con la actuación, que los sube a lo más alto a veces, los baja de golpe en otras ocasiones. Es una historia de confesiones bajo la noche (casi) eterna del Círculo Polar Ártico.

La novela se articula como una gran obra de teatro dividida en actos, entreactos e incluso una obra dentro de la obra. La trama es preciosa (historias de reencuentros, venid a mí), pero lo que la convierte en verdaderamente especial es la forma de contarla. Érika hace magia con las palabras, siempre lo he dicho, y es el tono de esta novela, su estilo, lo que la ha convertido en una de mis mejores lecturas del año.

Si os animáis a leerla, podéis encontrarla en Amazon, tanto en papel como en digital, y también disponible a través de Kindle Unlimited. Ya me contaréis si la habéis leído y si os ha gustado tanto como a mí. ¡Gracias, como siempre, por fiaros de mis recomendaciones!

Por cierto, os dejo por aquí el formulario para inscribiros a mi newsletter, si aún no lo habéis hecho. No es por ser pesada, es que... en el próximo mail que envíe, el del jueves 5, habrá un pequeño regalo incluido: el prólogo y el primer capítulo de Londres contigo. Así que, si queréis ser los primeros en empezar a leer la historia de Laura y Jamie, solo tenéis que introducir vuestro correo electrónico aquí abajo. ¡Os espero!

¿Quieres recibir un correo cada vez que publique una entrada? Suscríbete aquí

* campo obligatorio

  • Compartir:

Puede que te interese...

0 comentarios