«La vida después de ella»: os presento la novela que me saca de mi zona de confort

Escrito por Abril Camino - 23 enero

«La vida después de ella»: os presento la novela que me saca de mi zona de confort

En las zonas de confort se está calentito. Eso es así. Y no voy a decir eso de que las mejores cosas de la vida están más allá de los límites de la zona de confort de cada uno, porque no todas las recetas tienen que ser válidas para todo el mundo, pero sin duda sí es válida para mí. Me gustan los retos, me gustan los cambios y, aunque a veces asustan, sé que los necesito para ilusionarme. En la vida y en esta loca profesión de escribir. Por eso estoy hoy tan feliz de presentaros mi nueva novela: La vida después de ella.

Hace ya casi cinco años que empecé a escribir. Lo hice sin querer ponerme etiquetas, sin cerrarme a ningún género; solo escribiendo en cada momento la historia que me pedía el cuerpo, esas que fueron apareciendo en mi cabeza sin que yo pudiera hacer nada para echarlas. Y quiso la casualidad, el destino o yo-qué-sé-qué que todas esas historias tuvieran como tema principal una relación de amor romántico. Hasta que llegaron David y Elisa...

La vida después de ella

Cuando digo que La vida después de ella me saca de mi zona de confort, es porque, por primera vez, escribo una novela fuera del género romántico. Lo cual no significa que no hable de amor. Si tuviera que elegir, diría que probablemente esta es la novela que he escrito en la que más amor hay. Amor familiar, amor de amistad, amor pasado, amor presente, amor que dura para siempre. Muchos tipos de amor.

Los protagonistas de esta historia son David y Elisa, que están aprendiendo a vivir una vida después de ella. ¿Y quién es ella? Ella es (o era, mejor dicho) Blanca. La hija de Elisa. La exmujer de David. Que ya no está en el momento de la novela, pero que sigue muy presente en el recuerdo de quienes fueron las dos personas más importantes de su vida. Dos personas que se odian y que, en el primer capítulo de la novela, se encuentran de forma inesperada en una casa en medio de las montañas de León.

No os voy a contar mucho más. Esto que he dicho y lo que sugiere la sinopsis, que os dejo por aquí:

Sinopsis de La vida después de ella

El resto... prefiero que lo descubráis por vosotros mismos. Como lo hice yo. Porque esta fue una historia que llegó sin que la esperara y de la que no me pude despegar hasta que escribí la palabra «fin». Pero eso, cómo fue el proceso de escritura y lo que significó esta historia para mí, os lo contaré dentro de unas semanas, en la entrada habitual sobre curiosidades de la novela, pero prefiero esperar un poquito a que algunos la hayáis leído para no desvelar más de lo que debo.

Por ahora, solo puedo deciros que es una novela corta (unas 250 páginas), dividida en muchos capítulos (69, para ser exactos) en los que se alternan dos narradores en primera persona: David y Elisa. A través de sus palabras iremos conociendo su duelo, su dolor, sus secretos, sus culpas, sus miedos y también sus recuerdos. 

Y también es una historia muy especial por su forma. Por esa portada que me encanta y por las portadillas interiores que dan comienzo a cada uno de los cuatro días que Elisa y David pasan en esa casa de las montañas. Igual que en En una casa blanca a la orilla del mar, las ha diseñado Almendrame Design y me tienen enamorada, porque es imposible reflejar mejor el ambiente de esta novela de lo que lo ha hecho ella con sus diseños:


Y ahora sí que no os cuento nada más, que estoy tan emocionada que, si me dejo ir, acabo desvelando media novela. Si os apetece conocer a David, a Elisa, a Blanca y su historia, desde ayer la tenéis ya a la venta en papel y en preventa en digital (si elegís esta opción, la novela se cargará automáticamente en vuestros dispositivos el 6 de febrero a las 0.00 horas). Os dejo por aquí los links por si queréis haceros con ella cuanto antes:



Hay una frase que escribí en los agradecimientos de esta novela y que quiero repetir ahora aquí: que yo me haya atrevido a salir de mi zona de confort y escribir algo un poco diferente a lo habitual es porque tengo una enorme red de seguridad. Y esa red de seguridad sois vosotros, los lectores, que me habéis acompañado, alentado y respaldado siempre que me he salido un poco de lo esperado. Así que no puedo terminar esta entrada de otra manera que diciéndoos un enorme GRACIAS.


  • Compartir:

Puede que te interese...

4 comentarios