Os presento a Ada, Hugo y su imposible canción de amor

Escrito por Abril Camino - 24 enero

Os presento a Ada, Hugo y su imposible canción de amor

Si habéis estado atentos a mis redes sociales, supongo que ya sabréis que, dentro de exactamente seis semanas, se publicará mi nueva novela. He dado algunas pistas a través de las redes, he ido soltando perlitas y hasta he organizado una cuenta atrás musical en mis stories de Instagram. Pero tenía ganas, muchísimas ganas, de hablar ya de ella abiertamente, de contároslo todo y de que me acompañéis en este mes y medio que se me va a hacer taaaan largo.

Imposible canción de amor. Ese es el título del proyecto que verá la luz el próximo 7 de marzo, publicado por Ediciones B. Y esta es su portada:


Imposible canción de amor

Esto puede que ya lo supierais o puede que no. Pero lo que quiero contaros hoy es más íntimo, más mío. Me sale más de dentro.

Todos los proyectos son especiales para quienes los escribimos. Al menos para mí. Ojalá nunca llegue el día en que publique una novela solo porque es mi trabajo, para ganarme la vida o porque es «lo que toca». En todas las historias que he publicado hasta ahora me he dejado una parte de mi alma, pero... unas se han llevado más de mí que otras.

Hay muchas imágenes que me inspiraron en esta historia, pero esta es, para mí, la más ellos de todas. Así son Ada y Hugo en mi cabeza (Foto vía Pinterest)

Cuando escribí Te quise como si fuera posible, pensé que no había ninguna posibilidad de que una historia me llegase más adentro que esa. Ya me había pasado antes con la saga Destino. Y mucho antes que eso, con Sangre y tinta. Pero entonces llegaron Ada y Hugo, y la experiencia de vivir su historia no se pareció a nada de lo que podía haber sentido antes mientras escribía una novela. Algo que quizá nunca vuelva a sentir (ojalá me equivoque).

Ada y Hugo se colaron en mi pensamiento a principios de 2017. Su historia surgió después de una conversación un poco surrealista con mi amiga Altea Morgan sobre los conflictos en la novela romántica, que nos llevó a una pregunta: ¿qué puede pasar hoy en día, en pleno siglo XXI, que impida estar juntos a una pareja que se quiere, que lo tiene claro, que están enamorados y deseando vivir su historia? ¿Qué factor externo puede existir que lo complique todo?



Esa pregunta conectó con un tema que siempre había querido tocar en una novela, Ada y Hugo fueron tomando forma... y ya no pude pensar en otra cosa durante meses. Tardé casi nueve meses desde que me empecé a obsesionar con la historia hasta que escribí la primera palabra. Es el tiempo de convivencia más largo, con diferencia, que he tenido con unos personajes antes de contar su historia. Y es que necesitaba conocerlos bien, muy bien, llegar a saber todo de ellos, antes de atreverme a poner ni una palabra ni un pensamiento en su boca. Y creo que lo conseguí.

Conocí a Ada, una mujer llena de sueños cumplidos. Una mujer que, cuando era poco más que una niña, soñó con ser nómada, con recorrer el mundo con su vida metida en una mochila y conocer cada rincón del planeta. Y lo consiguió. Hasta que una llamada de auxilio la devolvió a un Madrid que había dejado diez años atrás y donde la espera una historia que jamás creyó que viviría.

Ada

Esa llamada de auxilio la hace Cloe, su hermana pequeña. Ella es la soñadora, mientras Ada es realista. Ella sueña con el amor, mientras Ada no cree que exista un sentimiento que pueda arrasar con todo y complicarnos la vida. ¿Es un spoiler si os digo que Ada no tardará en darse cuenta de lo equivocada que está?

Cloe

Y luego está Hugo. Hugo es el recuerdo de un pasado feliz, de unos meses de universidad en los que Ada y él no quisieron enamorarse, pero... se les fueron las cosas de las manos. Hugo es un reencuentro que llega en el peor momento. O quizá en el mejor. Pero el Hugo que Ada se encuentra diez años después ya no es el mismo Hugo... y la hará dudar de si ella sigue siendo la misma Ada.

Hugo

No os voy a contar nada más, porque creo que lo bonito de una novela es ir descubriendo qué esconde poquito a poco, al mismo ritmo que sus protagonistas. Solo os adelanto que es una novela con mucha música, mucho viaje y mucho Madrid. Y mucho sentimiento. Creo que es la novela más intensa que he escrito. Sin duda, como os decía, es la que más he sentido.

Quedan 42 días para que Imposible canción de amor vea la luz y seguiré contándoos cosas en las redes. Os enseñaré las imágenes que me inspiraron en el tablero de Pinterest, las canciones que son la banda sonora de su historia en las stories de Instagram y en Spotify, os iré contando secretos... lo que sea para conseguir que la espera hasta el 7 de marzo se haga lo más corta posible.


Y si os ha picado ya mucho la curiosidad, os aviso de que está abierta la preventa en Amazon de la versión en papel. Podéis comprarlo aquí y recibirlo en cuanto salga a la venta. Os iré informando de cuándo se abra la preventa en digital también.

Y esto es todo por el momento. No os podéis imaginar lo emocionada que estoy con la publicación de Imposible canción de amor. Hasta qué punto he soñado durante casi dos años con el momento en que Ada y Hugo dejaran de ser solo míos y poder compartirlos. Lo orgullosa y feliz que estoy de que Ediciones B haya confiado en mí para publicarla. Lo bonita que me parece la portada y las ganas locas que tengo de verla en las librerías. Quedan 42 días. Gracias (siempre) por acompañarme en el camino.

  • Compartir:

Puede que te interese...

2 comentarios

  1. Tu emoción es la mía. Que ganitas de leerla!!����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta compartir la emoción! :)
      Ya queda muy poquito.
      ¡Muchas gracias!

      Eliminar