jueves, 8 de junio de 2017

La (maravillosa) experiencia de firmar en la Feria del Libro de Madrid

La (maravillosa) experiencia de firmar en la Feria del Libro de Madrid

Hoy tengo varias confesiones que hacer. La primera, que soy una señora muy mayor y que sigo agotada cuatro días después de llegar de Madrid, de esa experiencia tan maravillosa que fue mi primera firma en la Feria del Libro de Madrid. Bueno, nuestra primera firma. Porque, si algo ha sido esta experiencia, es algo compartido con tres compañeras de letras (y de vida), Saray García, Neïra y Alice Kellen (a la que le dejamos lo de las casetas oficiales), que han hecho de este fin de semana algo aún mejor de lo esperado. Pero para ponerme blandita ya habrá tiempo más adelante. Ahora, voy a seguir con las confesiones.


La segunda confesión es que soy somos un desastre. No sé si en general, pero sí, sin ninguna duda, un desastre fotográfico. Yo me llevé a Madrid la cámara réflex... y no la llegué a sacar de la maleta. Bien por mí. Y, con los móviles, apenas sacamos dos o tres fotos. No cada una, en total. Somos así, qué se le va a hacer. Dedicamos demasiado tiempo a buscar musos tremendos escribir nuestras novelas como para que nos queden neuronas libres para todo lo demás.


Una de las pocas fotos que tenemos las cuatro juntas.
Y eso que yo me había llevado dos tarjetas de memoria, por si acaso. En fin...

La tercera confesión es que... estábamos un poco nerviositas antes de la firma. Un poco nerviositas es un eufemismo, claro. Mis compañeras de faena mantuvieron bastante la dignidad, pero aquí la menda hasta vomitó. En fin. Que no me tengáis mucho en cuenta las tonterías que pude deciros a las que os acercasteis a saludarnos, porque, eso, que estaba un poco histérica.


Aquí estamos, en el momento de histeria previo a la firma

Y la cuarta confesión... no es una confesión. Es un GRACIAS gigantesco. No os podéis imaginar la ilusión que nos hacía asistir como autoras a la Feria del Libro de Madrid (aunque la Feria, de forma oficial, no nos tenga muy en consideración a las autopublicadas). La ilusión de veros con nuestros libros en la mano, con esas historias que un día solo estuvieron en nuestras cabezas y que, a veces, aún nos cuesta creer que hayan salido a ver mundo. La ilusión de convertir en personas reales a perfiles de Twitter, Facebook o Instagram; a lectoras y blogueras con las que llevamos mucho tiempo interactuando, pero a las que nunca habíamos podido poner cara.


El momento «todas nos compramos bolis de unicornio unas a otras»
merecía una foto también, claro

En serio, de nuevo, GRACIAS por todo. Por vuestro cariño, por vuestras palabras de apoyo, por los piropazos a nuestros personajes, por haberos tomado un tiempo en venir a saludarnos, abrazarnos y hacernos sentir tan queridas. Nos dejáis sin palabras, que es una cosa que no suele ocurrir.

Como, recordemos, las fotos no son lo nuestro, me he permitido robaros las vuestras, en las que me habéis etiquetado en vuestras redes y que son el mejor recuerdo que me podía llevar de un día tan especial.


Con las compañeras Laura Sanz y Scarlett Butler
(Fuente: Instagram Laura Sanz)
Con Lidia Gómez-Urda y Noa Rodríguez
(Fuente: Instagram Lidia)
Con Patricia Rozalén, del blog Las hermanastras de Cenicienta
(Fuente: Instagram Patricia)
Con Sara Lectora
(Fuente: Instagram Sara Lectora)
Con La Narradora
(Fuente: Instagram La Narradora)
Con Carmen, del blog Libros escondidos
(Fuente: Twitter Libros Escondidos)

Han pasado solo cuatro días desde que volvimos de Madrid, pero ya contamos los días para la Feria del Libro 2018. Esperamos repetir experiencia y volver a encontrarnos con vosotras. Así que no os decimos adiós, sino hasta luego, con este gif (que, no sé a vosotras, pero a mí me parece el mejor de la historia).



PD: Si me he olvidado de alguien (que seguro que sí) y queréis que meta aquí las fotos, mandadme mailcito y os añado 😊.

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo? ¡Recibirás contenidos extra exclusivos!





No hay comentarios:

Publicar un comentario