jueves, 24 de marzo de 2016

Seis escenarios de novela romántica a los que viajar con un libro en la mano (América)

Seis escenarios de novela romántica a los que viajar con un libro en la mano (América)

La semana pasada os hablaba en mi post de los jueves de dos lugares a los que aprendí a amar con una novela en la mano: París y Londres. Me enamoré de las dos ciudades antes incluso de viajar a ellas y ahora que creo conocerlas a fondo, las redescubro cada vez que leo un libro sobre ellas. Podéis leer la entrada de la semana pasada pinchando aquí: Dos escenarios de novela romántica a los que viajar con un libro en la mano (Europa). Me quedaba pendiente el otro lado del charco. Y, si os ocurre como a mí, que leéis sobre todo novela romántica americana, sabréis que hemos descubierto muchos lugares gracias a ellas. Os voy a contar mis favoritas:


Nueva York

Una de mis ciudades favoritas del mundo entero. Adoro Nueva York y me ha encantado paladearla día a día durante los siete meses que he estado inmersa en la serie de los hermanos Sullivan. Mucho antes de viajar por primera vez a la ciudad, ya había aprendido a enamorarme de ella a través de los libros.


Novelas románticas en Nueva York

Una de las autoras que más me gustan de la romántica contemporánea española es Anna García, os he hablado de ella en algunos de mis vídeos en BookTube. Todas sus novelas se desarrollan en Nueva York, con una presencia muy marcada de la ciudad en las tramas, especialmente en No entrabas en mis planes y en Hasta que te conocí.

Aunque el grueso de la trama se desarrolla en Madrid, en la trilogía Mi Elección, de Elísabet Benavent (concretamente en el segundo libro, Alguien como tú) hay un viaje a Nueva York que marca en gran medida la relación entre los protagonistas y en la que la autora nos descubre lugares de esos a los que apetece irse volando en cuanto cierras el libro.

Si nos vamos a autoras internacionales, hay tantísimo donde elegir que no sé ni por dónde empezar: la serie de los New York Blades, de Deirdre Martin, es un must total, sobre todo si, como yo, sois fans de las series de deportistas. Y si lo que os gusta es el chick-lit, la mayor parte de los iconos del género se desarrollan en ManhattanSexo en Nueva York (Candace Bushnell), El diablo viste de Prada (Lauren Weisberger), Las rubias de la Quinta Avenida (Plum Sykes) o Cómo ser lo más de Nueva York (también de Lauren Weisberger). Y ni siquiera la histórica se queda fuera: Delicias y secretos en Manhattan, de Olivia Ardey, es una de mis novelas favoritas de la autora y se desarrolla en una etapa apasionante de la historia de los Estados Unidos, los comienzos del siglo pasado.

Nueva Orleans

Una de mis grandes asignaturas pendientes en cuanto a viajes. Quizá la ciudad que más ganas tengo de conocer de todo el mundo. Me apasiona su cultura decadente, su crisol de culturas, la vida criolla, la gastronomía cajún, la música... 


Novelas románticas en Nueva Orleans

Hay dos autoras que me han transportado a Nueva Orleans como nadie. A una de ellas ya la conoceréis si pasáis por aquí a menudo. Es Érika Gael y, si la semana pasada os hablaba en la entrada europea sobre Noche de tentación, la segunda novela de su serie Príncipes del Infierno, ahora os traigo la primera: Noche de Mardi Gras. Como ya os podéis imaginar por el título, Nueva Orleans es un personaje más de la novela. La descripción es tan detallada y tan precisa que es imposible, al cerrar el libro, no sentir que ya conoces la ciudad.

Pero la autora que me descubrió Nueva Orleans y su cultura fue Shayla Black, con su serie Guardaespaldas. Además de ser uno de los mejores ejemplos de novela erótica bien escrita, sin tópicos, sin roles peligrosos y sin caer en lo chabacano, la autora convierte Nueva Orleans y su entorno en el escenario decadente ideal para las tramas de acción y sexo de cada una de las novelas. A lo largo de la serie, aparecen personajes que representan a los diferentes grupos sociales de la ciudad, así que no solo conoceremos los escenarios, sino también su antropología.

Chicago

Novelas románticas en Chicago

No lo voy a negar: Chicago no saldría en este listado si no fuera por SEP. Si os gusta la buena novela romántica, entiendo que habréis leído la serie de los Chicago Stars, de Susan Elizabeth Phillips. La mayoría de las novelas (no todas) se desarrollan en la ciudad del viento. Y si SEP os deja con ganas de conocer mejor Chicago, la novela Beautiful Bastard, de Christina Lauren, nos transporta también a la ciudad, además de ser uno de los mejores ejemplos de romántica contemporánea internacional.

Texas

Uno de los estados más importantes de Estados Unidos tiene también su hueco en la novela romántica. Como os decía antes, no todas las novelas de la serie de los Chicago Stars, de SEP, se desarrollan en Chicago. La segunda (y una de mis favoritas) de la serie es Heaven, Texas, y como su propio nombre indica, se desarrolla en un pueblo tejano. No es el paisaje lo interesante aquí, sino la propia idiosincrasia de la población, el carácter sureño, las costumbres, tan diferentes de las de la costa este o de las grandes ciudades del país.


Novelas románticas en Texas

Y otro ejemplo fantástico de esa cultura tejana lo encontramos en la serie de los hermanos Travis, de Lisa Kleypas, especialmente en la primera novela que es, para mí, sin ninguna duda, la mejor de todas: Mi nombre es Liberty. Cuando leí esta serie, llegué a un punto de obsesión con Texas, que incluso llegaba a diferenciar los diferentes modos de vida en las distintas ciudades del estado: Austin, Houston, Dallas...

Por cierto, he descubierto hace poco (hoy, para ser exactos) a una autora española, Tess Curtis, cuyas novelas se desarrollan en Texas. He leído solo la mitad de su primer libro, Un vaquero leal, así que no me atrevo a recomendarlo al cien por cien, pero... en principio, promete.

Nueva Inglaterra

Otra de las zonas de Estados Unidos que me muero por conocer es el noreste del país, los estados que componen la zona conocida como Nueva Inglaterra: Massachusetts, Maine, Rhode Island, Connecticut... Zonas costeras frías, las ciudades en las que nació Estados Unidos... Algunas de mis tramas de los Sullivan tocaron Boston de refilón, pero todavía no me he atrevido a profundizar demasiado en la descripción de lugares que no conozco personalmente. Quizá algún día.


Novelas románticas en Nueva Inglaterra

Uno de mis new adult favoritos, de una autora española, además, es Una canción para Novalie, de María Martínez. Se desarrolla en Bluehaven, una pequeña isla de la zona que llega a apetecernos conocer. Pero quizá la novela que mejor describe el ambiente de clase alta de la costa este americana es Indiscreción, de Charles Dubow, de la que ya os hablé la semana pasada en la entrada sobre París.

La América profunda

Me apasiona la América rural. No para vivir en ella, bien entendido, que yo soy más de asfalto que un peaje, y el puritanismo de la América profunda me encanta como fenómeno sociológico, pero allí in situ me darían ganas de agarrar un fusil e, incluso en eso, llevaría las de perder. Bueno, a lo que iba.


Novelas románticas en la América profunda

Algunas novelas que se desarrollan en la América rural están en mi top ten absoluto de novelas románticas favoritas. Un buen ejemplo es la serie de los hermanos Mackenzie, de la grandísima Linda Howard. No me preguntéis cómo unas tramas que se desarrollan en Wyoming pueden ser tan emocionantes. Y de Wyoming a Montana, de la mano de Marisa Grey, con su novela Me llaman Alice, una novela preciosa y tan bien ambientada que cuesta creer que la autora no sea americana. Y de Montana a Kentucky, donde se desarrolla Un solo verano, de Karen Robards, otra novela difícil de olvidar.

Fueron estas novelas las que me llevaron a ambientar Mark y Alice: el futuro perfecto, la última entrega de los hermanos Sullivan, en un aislado rancho de Arizona, con toda la idiosincrasia conservadora, los ranchos, los caballos y el ambiente familiar en el que, por muy neoyorquinos que se sientan, los chicos Sullivan se sienten en casa.

¿Qué os han parecido estos escenarios? ¿No os apetece conocer la mayoría de estas ciudades, sea vía billete de avión o con las novelas en la mano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario