lunes, 14 de diciembre de 2015

Cómo configurar el Word para escribir nuestra novela romántica


Hay una fase de la escritura de toda novela romántica (o de cualquier otro género) que nos pone los pelos como escarpias a todos los que tenemos un poco de experiencia (aunque sea muy poca, como en mi caso): la corrección. Sobre la corrección del borrador de nuestra novela hablaremos próximamente, pero hoy vamos a aprender a suavizarla un poco. ¿Sabéis eso que dicen las madres de que no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia? Pues algo así es lo que os voy a explicar hoy. Cómo hacer algunas cosas lo mejor posible desde el principio para evitar que la corrección se convierta en una pesadilla de dimensiones bíblicas.

Si vais a tener un compañero inseparable desde el principio de vuestra aventura literaria, ese es, sin ninguna duda, el procesador de textos. En mi caso, utilizo Microsoft Word, y creo que tengo dominados todos los trucos. ¿Empezamos a hablar de cómo configurar el documento que se convertirá en ese proyecto al que dedicaremos toda nuestra energía? Vamos allá:

Configurar Word
Un documento en blanco. El origen de toda la aventura.
Yo siempre parto de un documento principal, que es el que, después de las correcciones y todos esos pasos que acabaréis odiando, será el manuscrito definitivo de la novela. Es decir, el que enviaréis a editoriales (si os decidís por la edición tradicional) o el que servirá de base para la maquetación (si decidís autopublicaros). Cuando escribí mi primera novela romántica, Pecado, penitencia y expiación, no tenía ni idea de los criterios formales que debía seguir (ni de casi ninguna otra cosa, la verdad). Así que, cuando acabé de escribirla, me tocó un proceso de corrección eterno, además de un montón de cambios en la configuración del documento de texto, que me habría ahorrado si me hubiera molestado en buscar algo de información previa. Así que, en todo lo que he escrito desde entonces, el primer paso ha sido configurar el documento desde el principio, para no volverme loca luego. ¿Y cuáles son esas configuraciones? Pues muy sencillo: interlineado doble, sangría de primera línea, texto justificado, numeración de página y tipografía de palo cruzado. Vamos cosa por cosa:
  • Interlineado doble: ¿por qué? Para empezar, porque agobia menos. Un borrador con interlineado sencillo os pone delante de la cara un montón de líneas y líneas que, al menos a mí, me angustian un poco (quizá estoy un poco trastornada, no lo descartemos). Hay más motivos: en alguna de las fases del proceso de corrección, tendremos que corregir sobre papel; es decir, imprimir el borrador y tirar de boli rojo. Y el espacio entre líneas será el lugar donde realizar las mil anotaciones que os vendrán a la cabeza (sí, sí, mil... tirando por bajo; si en cada proceso de corrección no os apetece corregir mil cosas es que estáis haciendo algo mal). Y, por último, porque el interlineado doble será un requisito fundamental para presentar el manuscrito a editoriales, a concursos literarios o, simplemente, a un corrector profesional. Ya que vamos a tener que hacerlo, mejor que sea desde el principio para evitar que se nos pase algo por alto después.
    Si controláis mínimamente el procesador de textos (y, si no es el caso, mejor que os vayáis poniendo las pilas), sabréis que el interlineado no es lo mismo que la distancia entre párrafos (ambas cosas las encontraréis en el menú "Párrafo"). La distancia entre párrafos en el borrador debe ser cero. Ni espaciado anterior ni posterior. Esto nos sirve tanto para el documento principal como para las posteriores maquetaciones, así que –dado que, por defecto, suele venir activado– corred a eliminarlo.
Configuración por defecto
Esta será la configuración por defecto del menú Párrafo
  • Sangría de primera línea: su función básica es tener claro dónde empieza un párrafo, lo cual a veces puede ser confuso al haber eliminado el espaciado entre párrafos. Y, además, será otro de esos requisitos imprescindibles a la hora de enviar el manuscrito a editoriales o concursos. Y que queda mucho más mono, coñe. La que viene por defecto en el Word (1,25 cm en el mayoría de los casos) es perfecta para el documento principal. Luego ya la retocaremos en la maquetación, dependiendo del formato que elijamos para nuestro libro.
  • Texto justificado: lo mismo que os he dicho en el punto anterior... Queda más mono, es el formato habitual en la presentación de manuscritos y, en general, da un aspecto más "limpio" al texto.
Configuración personalizada
La configuración personalizada si decidís hacerme caso
  • Numeración de página: si tenéis dos dedos de frente, esto se os habrá ocurrido a vosotros solitos, pero hay casos de gente un poco tarada mental que se olvida de poner el número de página y, a la hora de registrar la novela, tiene que pasarse su media horita en la oficina de Propiedad Intelectual numerando a mano. Le pasó a una amiga... ejem...
  • Tipografía de palo cruzado: las tipografías de palo cruzado son aquellas que tienen pequeños adornos en los extremos de las letras. Recordad lo de pequeños, please, no queremos letras intrincadas que hagan justo lo contrario de lo que pretendemos. ¿Y qué es lo que pretendemos? Pues que el texto sea más eye-friendly o, lo que es lo mismo, más cómodo de leer. Todos tenemos nuestras tipografías favoritas y no suelen ser las de palo cruzado (al menos en mi caso), pero estudios muy serios y muy importantes que no me he molestado en buscar porque soy vaga, dicen que las tipografías de palo seco (Verdana, Calibri, Arial...) cansan más el ojo. Pues vale, me lo creo. Ejemplos de tipografías de palo cruzado: Garamond, Georgia, Times New Roman... (No uséis Times New Roman, por Dios santo, que es lo más feo que hay en este mundo). 
Tipografías
Los diferentes tipos de letra
Hay otras configuraciones opcionales que ya dependerán de vuestro dominio del procesador de textos. Eso sí, por ir avisando de las cosas con tiempo... si sois un poco torpes tecnológicos y poco más sabéis hacer que poner negritas y dos cosas más, y si además tenéis intención de autopublicaros (con el trabajo de maquetación que implica), quizá no sería mala idea buscar un cursito de ofimática. Que además os va a ser súper útil para buscar trabajo cuando asumáis que de esto de vender libros no se puede vivir. Bueno, a lo que iba... suponiendo que tengáis un dominio medio del Word, pueden ser útiles estas otras opciones (que yo uso de forma compulsiva, por cierto):
  • Estilos: sí, sí, esa opción que aparece en la parte superior y a la que jamás hemos prestado atención. Yo la utilizo para algo muy simple: marcar los títulos de los capítulos y así tener el documento mínimamente organizado. Porque, cuando os venga una inspiración divina y queráis añadir algo al principio del capítulo ocho, en una novela de cincuenta capítulos, va a ser más cómodo tener una tabla de contenidos que os lleve rápidamente allí a donde queréis ir antes de que la inspiración desaparezca.
  • Comentarios al margen: lo confieso, son mi auténtico vicio. Como tengo la (malísima) costumbre de releer y releer fragmentos anteriores mientras estoy escribiendo, siempre me vienen cosas que quiero añadir, eliminar o modificar. Así que ahí tiro de comentarios al margen. Mucho ojito con esto: a la hora de enviar a editoriales o concursos, por Dios y por la Virgen, acordaos de eliminarlos todos. Yo siempre vivo en el pánico a que acaben publicados comentarios míos de tipo «amplía esta descripción, vaga de mierda» o «¿pero qué mierda has escrito aquí, tía imbécil?» (sí, me hablo a mí misma, pero de eso ya se encarga mi psiquiatra, listillos; vosotros a lo vuestro, a configurar el Word).
Para finalizar, os estaréis preguntando por qué no os conté todo esto antes de deciros que os pusierais a escribir vuestra novela romántica. Os dejo con la duda de si me olvidé o soy tan vengativa que quería que pasarais por la misma tarea de modificar todo que pasé yo cuando era (aun más) novata.

Anhelos secretos
Habrá momentos en que esto será lo único que os apetezca.
La semana que viene os cuento cómo puntuar los diálogos... Toda esa pesadilla cosa tan interesante de los guiones largos, los guiones medios, los guiones cortos, las comillas latinas, las comillas inglesas... Jo jo jo jo (léase con tono de bruja mala de película).

¡Hasta pronto!

4 comentarios:

  1. ¡Hola! :D

    Esta entrada me ha venido muy bien!
    Llevo ya unos cuantos añitos intentando acabar mis ''novelas'', pero siempre las empiezo y luego nunca se como continuarlas o no les veo futuro, asi que las abandono.
    Hace un par de semanas he estado comiéndome el coco con una idea y me gustaría intentar plasmarla :D y como yo no tengo mucha idea de como escribir en condiciones pues estas entradas siempre vienen muy bien!
    Me pondré a configurar mi Word hoy mismo.
    Ya tengo varias ideas apuntadas en mi libreta! :D

    ¡Muchas gracias por la entrada Abril!
    un besitoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que ayuden, esa era la intención. Si necesitas cualquier cosa, no dudes en contactar conmigo. Estoy ayudando a un par de autoras noveles y la verdad es que las dudas que surgen son siempre muy parecidas. ¡Mucha suerte con tu proyecto! Un besote.

      Eliminar
  2. jajajjajajaja me he reído mucho. Gracias por la información!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro (de que te hayas reído y de que te haya servido)!
      Un abrazo.

      Eliminar