lunes, 27 de abril de 2015

Y un día, de repente...


Un día, de repente, me vi sin nada que hacer. Literal. Nada a que dedicar mi tiempo. Quien me conoce sabe que no puedo pasar más de tres segundos sin un proyecto en mente, sea darle un nuevo aire a mi trabajo, cambiar el color de las paredes de mi casa o matricularme de un curso de portugués a distancia (o de cualquier otra cosa igual de productiva).

Ese día, alguien vino a mi casa y me dijo que necesitaba algo con lo que ilusionarme, un nuevo proyecto. Y ese algo estaba ahí, aunque yo en ese momento no lo supiera.


Hace tres o cuatro años, ese mismo alguien del párrafo anterior me convencía de que tenía que probar a escribir una novela. He estudiado dos Filologías y leo bastante más de lo que debería hacer alguien en su sano juicio, así que parecía fácil ponerme a contar historias. No lo era. No había escrito ni una palabra, al menos de ficción, en toda mi vida. Pero un día se me ocurrió una trama, pensé en unos personajes y los ubiqué en unos escenarios. Y hasta ahí llegó la aventura, porque la realidad decidió superar a la ficción y mi vida en los siguientes dos años se convirtió en un siniestro total en el que no había espacio para las historias ajenas.

Ya calmado el maremoto, llegué hasta ESE día. El domingo 8 de marzo de este año, para ser más exactos. Ese día me encontraba mal, aburrida, incluso un poco depresiva. Vamos a ver, era domingo, tampoco esperábamos fuegos artificiales. Pero sabía que mi amigo tenía razón, que lo que me faltaba era dar con un proyecto que me ilusionase, que me absorbiese, que se quedase con todas las horas libres de mi vida. Al día siguiente me desperté dándole vueltas a la idea de retomar aquella idea, aquellos personajes y aquellos escenarios abandonados tanto tiempo atrás y...

...y 37 días después, la novela estaba terminada. Ahora me queda por delante un mundo de correcciones, dudas y trabajo. Pero ella ya está ahí, esperando a que le eche una mano para ver la luz. Y lo haré, vaya si lo haré. 

Permaneced atentos, que dentro de poco, habrá novedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario