Las 10 librerías y bibliotecas más bonitas que he visto jamás

Escrito por Abril Camino - 07 enero

Las 10 librerías y bibliotecas más bonitas que he visto jamás


Ahora que ya se ha acabado la Navidad, que hemos entrado en un nuevo año y que han pasado los Reyes, toca volver a la normalidad. Aunque sea a esta normalidad tan anormal que hemos heredado del 2020. Y por eso hoy me apetece hablar de lugares bonitos, para olvidar por un momento lo feas que se están poniendo las noticias y para viajar un poco desde el sofá, que todo apunta que será el único lugar desde el que podremos viajar en otra buena temporada.

A los que nos gustan los libros, nos gustan las librerías y bibliotecas. Eso es así. No sé vosotros, pero yo cada vez que viajo viajaba buscaba alguno de esos lugares en los que perderme. Y hace poco me dio por hacer un ranking mental de las librerías y bibliotecas más bonitas en las que he estado; y me apetecía compartirlo, por si algún día podemos volver a subirnos a un avión. Son estas:

Biblioteca del Trinity College de Dublín (Irlanda)


He estado dos veces y las dos he estado a puntito de caerme de culo víctima de un síndrome de Stendhal repentino. La sala principal, con su techo abovedado y las altísimas estanterías de madera repletas de volúmenes, es uno de esos lugares que ningún amante de los libros debería perderse. Y, por si esto fuera poco, la biblioteca es también el hogar del Libro de Kells, uno de los manuscritos iluminados más importantes del mundo.

Biblioteca del Trinity College de Dublín (Irlanda)




Librería Lello e Irmão (Oporto, Portugal)


Poca gente queda sin saber qué es la librería Lello de Oporto, que debe mucha de su popularidad actual a la leyenda urbana de que J. K. Rowling se inspiró en ella para crear algunos de los escenarios de la saga Harry Potter (aunque la autora lo ha negado mil veces). Lo que no se puede negar es que es un lugar espectacular. Yo tuve la suerte de conocer esta librería hace muchos años, cuando aún no había hordas de gente haciendo cola ni cobraban entrada, pero, aunque ahora agobia un poco, casi siempre que vuelvo a Oporto no puedo resistirme a regresar.

Librería Lello e Irmão (Oporto, Portugal)




Biblioteca Pública de Nueva York (Estados Unidos)


Plantada en medio de Manhattan, en ese oasis urbano que es Bryant Park, se encuentra la New York Public Library, que bien merece una visita de cualquier amante de los libros que llegue a la ciudad. El edificio es precioso; el catálogo, impresionante; y el recuerdo de algunas escenas míticas de la historia del cine rodadas entre sus paredes también ayuda (boda fallida de Carrie y Big, en Sexo en Nueva York, incluida).

Biblioteca Pública de Nueva York (Estados Unidos)




Librería Cărturești Carusel (Bucarest, Rumanía)


Muy céntrica, aunque un poco perdida en una calle que no es de paso, se encuentra una de las librerías más impresionantes del mundo. Descubrí su existencia como dos minutos antes del viaje y creo que no me lo habría perdonado si me hubiera quedado sin conocerla. Seis pisos de barandillas metálicas, estanterías plagadas de libros y un blanco deslumbrante que enamorará a cualquier amante de los libros.

Librería Cărturești Carusel (Bucarest, Rumanía)




Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Washington DC)


La visité en modo exprés, lo reconozco; tenía tres horas libres en Washington y demasiados lugares que conocer, así que hice un entrar-flipar-salir, suficiente para quedarme con las ganas de perderme durante más tiempo entre sus pasillos, librerías y salas de estudio. No tengo fotos mejores, para mi gran drama.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Washington DC)



 
Librería Shakespeare and Company (París, Francia)


Siempre será mi favorita (seguida muy de cerca por la de Lello), en parte por los recuerdos que me trae y en parte por todo el encanto que tiene. A orillas del Sena, con unas cuantas mesas con libros de segunda mano en su entrada y una planta superior con sillones y vistas al río, cuenta la leyenda que quien no tenga un lugar donde dormir en París puede hacerlo allí, a cambio de un día de trabajo en el local. Nunca nadie lo ha confirmado —y yo estoy convencida de que es eso, una leyenda, al menos hoy en día—, pero es de esas historias que mola creerse cuando estás entre sus paredes.

Librería Shakespeare and Company (París, Francia)




Biblioteca del Palacio Nacional de Mafra (Portugal)


Es la última que he visitado, en ese viaje que hice en octubre que fue un pequeño milagro dentro del 2020. El Palacio Nacional de Mafra (muy cerca de Lisboa) merece la pena por su majestuosidad y su impresionante tamaño, pero la joya de la corona es su biblioteca, no tan grande como otras de este listado, pero llena de encanto rococó. Muy recomendable.

Biblioteca del Palacio Nacional de Mafra (Portugal)




Livraria de Santiago (Óbidos, Portugal)


Qué tendrá Portugal que siempre acaba copando cualquier listado de mis lugares favoritos, incluso en lo literario. Toda la ciudad de Óbidos merece una visita, por su fortificación medieval y por ser considerada la ciudad literaria de Portugal. En casi cada calle se puede encontrar una librería, pero mi favorita es la de Santiago, construida sobre una antigua iglesia del siglo XIII desacralizada.

Livraria de Santiago (Óbidos, Portugal)




Biblioteca Nacional de Austria (Viena)


En medio de todos esos edificios imperiales que sacan el aliento en Viena, se encuentra la antigua Biblioteca Imperial de los Habsburgo, actual Biblioteca Nacional de Austria. En su interior se pueden encontrar miles de libros, papiros, mapas, partituras... envueltos en esa atmósfera de lujo y elegancia clásica que es toda Viena. Está prohibido hacer fotos en su interior, así que solo conservo esa imagen clandestina desde la puerta.

Biblioteca Nacional de Austria (Viena)




Biblioteca de la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago (España)


Esta no es de las que salen en los muchos listados que hay en internet sobre bibliotecas espectaculares, pero yo guardo un recuerdo inolvidable de ella. Si no me equivoco, la facultad de Geografía e Historia es la más antigua de una de las universidades más antiguas de España y solo el edificio ya merece la pena una visita. Yo tuve la suerte de dar una conferencia allí hace unos años y que me ofrecieran una visita privada de la biblioteca, que me dejó boquiabierta y con mucha envidia a quienes pueden disfrutarla a diario entre clase y clase.

Biblioteca de la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago (España)




No son muchas, lo sé. Me quedan algunas en la lista de pendientes, como la Ateneo Grand Esplendid de Buenos Aires, la Acqua Alta de Venecia, la Bardón de Madrid o la biblioteca del Clementinum de Praga, que estaba cerrada por reformas las dos veces que he estado en la ciudad (espero lograr entrar en algún momento). Ojalá algún día podamos salir de esta situación distópica en la que estamos y sea posible conocerlas. Hasta entonces, tocará seguir viajando a través de sus fotografías, de los libros y de nuestros sueños.

¿Quieres recibir un correo cada vez que publique una entrada? Suscríbete aquí

* campo obligatorio

  • Compartir:

Puede que te interese...

5 comentarios

  1. Yo soy bastante "friki" también de cuando viajaba conocer lugares lejos de lo turístico y dejarme sorprender cuando encuentro pequeñas librerías y bibliotecas escondidas. Me apunto las de Portugal con la esperanza de poder pisarlas pronto. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. The confirmo la leyenda de la librería Shakespeare and Co. de París. Mi mujer durmió en ella varias semanas en 1984. Me lo contó cuando fuimos a visitarla en un viaje a París, y me lo acaba de confirmar. Ella era una americana deambulando por Europa sin un duro. Estuvo trabajando allí y se hizo amiga de los dueños. Toda una institución.

    A mí me encanta la biblioteca de mi universidad, UCLA (Universidad de California en Los Ángeles). Es un edificio precioso que imita a la Alhambra de Granada. Los azulejos y los ladrillos dan un ambiente refrescante. Estando en Los Ángeles, seguro que se filmaron en ella varias películas y series de televisión, pero no puedo identificar ninguna. Para mí, el atractivo que tiene es que en su sótano había máquinas de escribir de alquiler en las que Ray Bradbury escribió Fahrenheit 451 https://en.wikipedia.org/wiki/Fahrenheit_451 y varias novelas más. Esto lo escuché de labios del propio Ray Bradbury en dos charlas que dio en UCLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué interesante lo que me comentas, Hermes!
      Apunto la recomendación de UCLA, ojalá pronto podamos volver a viajar y conocerla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ojala te tengamos en Buenos Aires pronto, así puede conocer la Ateneo Grand Splendid y agregarla a este blog. Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Abril

    La Grand Splendid de Buenos Aires es bellísima, anteriormente fue un Cine y conserva su estructura cuando entro en ella es entrar en el túnel del tiempo me remonta a mi niñez es fabuloso.
    Hay una libreria hermosa en Montevideo Uruguay, Librería Más Puro Verso, la conocí en el 2018 y son de esos lugares que no olvidarás jamás. Un lujo!

    ResponderEliminar