jueves, 23 de febrero de 2017

Diego lo sabía: el último capítulo de su historia con Lucía no estaba escrito. Aquí está «Decidiendo mi destino».

Diego lo sabía: el último capítulo de su historia con Lucía no estaba escrito. Aquí está «Decidiendo mi destino».

Hoy no me voy a enrollar mucho. Solo me paso por aquí para contaros algo que, si me seguís habitualmente, probablemente ya sepáis. Si habéis leído Viajando hacia mi destino, sabréis que, como siempre dijo Diego, el último capítulo de su historia con Lucía no podía estar escrito. No hasta que fueran felices. Y... aquí está su oportunidad para serlo. Decidiendo mi destino está ya a la venta. Aquí abajo os dejo la sinopsis, aunque mi consejo es que no la leáis si no habéis conocido aún la primera parte. Avisados quedáis.

Sinopsis de «Decidiendo mi destino»

Decidiendo mi destino está a la venta, como siempre, en ebook, papel y gratis a través de Kindle Unlimited. Si decidís darle una oportunidad, solo tenéis que pinchar en uno de los enlaces siguientes:



Muchísimas gracias a todos, sobre todo a quienes me habéis demostrado tantísimo cariño por Diego y Lucía desde que salió la primera parte. Quien me conoce sabe que nunca un proyecto me ha puesto tan nerviosa como este y... no me ha traído más que alegrías.

Un beso para todos.

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo? ¡Recibirás contenidos extra exclusivos!





6 comentarios:

  1. Una segunda parte a la altura de la maravillosa primera. Decir que dominas la narrativa es obvio, pero es que además no caes en el error de la rimbombancia. Una estructura y un lenguaje ágil y dinámico. No falta nada y sobre todo, no sobra nada (a veces en este género no se sabe economizar). Cada personaje con el protagonismo que requiere, ni más ni menos, sin rellenos. Relaciones creíbles y sobre todo localizadas en la edad de los personajes, sin posibilidad de sentir vergüenza ajena ante infantilismos innecesarios. Un premeditado ritmo sosegado que empapa la historia y que nos recuerda que los años han pasado en las vidas de Lucía y Diego: el sosegado ritmo de la madurez.
    Una historia que huye de los artificios y que no requiere de un glamour prescindible para hablar del amor. La realidad está presente en todo el libro y no por ello los sentimientos son menos fuertes, desgarradores o hermosos. Al contrario, son tan creíbles.
    Y mientras la cotidianidad hace de las suyas, nos demuestras que nos puedes mantener en vilo sin necesidad de celos extraños, de terceros que incapacitan al ser humano para vivir solo, sin secretos extraños…nada de eso es necesario para hablar del amor en pareja y de amor propio. Sin prisa, pero sin tedio muestras la evolución de los personajes y de las relaciones. Nadie es perfecto ni imperfecto plenamente. No existen los malos o los buenos, existen los miedos, las fobias, las necesidades, las frustraciones y cada cual los encaja como buenamente puede. Unos de forma ruin, otros con grandeza. Y aquellos que son capaces de superarse y superar lo que les rodea pueden plantar una sonrisa a la vida, pero no mientes dibujando redenciones de quien no puede o no quiere esa redención o quien simplemente necesita de su particular modo de vida para seguir respirando.
    En definitiva una GRAN historia basada en la complejidad de lo sencillo de las relaciones. Que se dirigiere paso a paso, dando tiempo a que los amores se construyan y las personas se recompongan.
    Lucía es maravillosa, la del principio, la mutilada y la recuperada. A la que no puedes detestar porque todo cuanto siente es un compendio de una vida y la vida no siempre suma momentos agradables. Con los años se adquieren experiencias pero también nuevos miedos. Un personaje al que amar, sin duda, pero Diego es la grandeza como ser humano, con la enorme capacidad de expresar lo que siente, lo que desea y lo que NO quiere. Y en esta segunda parte no tan perfecto porque la madurez a él también lo ha hecho más vulnerable.
    Finalmente vivir es cúmulo de vivencias que nos pueden llevar a la hibernación, pero también se puede optar por recolectar las experiencias propias y ajenas pero conjuntas para crecer como uno y como la suma, siempre divisible, de uno más uno.
    Abril, he leído todos tus libros y con esta biología hay un antes y un después, sin desmerecer tus trabajos anteriores. No dejes nunca más historias de este tipo en la reserva. Y como consejo, no como crítica, intenta seguir centrando tus historias en localizaciones españolas. Aunque no os deis cuenta controlar el contexto os ayuda a profundizar en otros aspectos y gana la historia y sobre todo los personajes. Estos transmiten más vida.
    Hasta tu próxima historia. Has hecho un enorme trabajo aportando valores a este tipo de literatura que a veces yerra en el esbozo de los roles femeninos y el concepto de pareja como fusión de almas en sacrificio constante.

    Muchas gracias por el retrato real pero no por eso menos grande del amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau. Muchísimas gracias por tus palabras. Me has dejado a mí sin nada que decir :)
      Un beso fuerte. No sabes cómo me alegro de que hayas disfrutado tanto de Diego y Lucía y de su amor real.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Abril, como ya te he escrito por RRSS: Me ha encantado la segunda parte, y como dice el comentario anterior a la altura de la primera. Dos días me ha durado el libro, igual que me paso con el primero lo he “devorado”. A veces intentaba bajar el ritmo, por la intensidad de la narración y por las pocas ganas de llegar al final. Pero por otro lado, la ansiedad por saber que iba a pasar.
    La estructura de la historia, del lenguaje actual, fresco, directo, ágil y dinámico. Me ha enamorado de cada diálogo, de cada fragmento de la historia.
    La historia la de ellos por separado, la de ellos juntos, la de los compañeros de protagonismo que han crecido a lo largo de las dos novelas, y los villanos de la historia. Sentimientos y relaciones reales, ninguno somos perfectos a veces habría ahogado a Lucía, a veces le hubiera dicho a Diego que para su juventud muchas veces estuvo muy por encima por todo lo que le había tocado vivir. La madurez de todos, el tiempo muchas veces nos la da; también nos las dan las experiencias que vivimos nosotros mismos y los de nuestro alrededor. Como pasa en la vida real. Una historia de amor, AMOR con mayúsculas. Un amor que es muy real, nos podría pasar a cualquiera. Sentimientos que pueden desagarrarte por buenos o por malos, y por eso son creíbles. Se aprecia una evolución brutal en los personajes y de las relaciones, somos perfectos dentro de nuestras imperfecciones.
    Una historia con muchas luces y sombras. He llorado, he reído, he sonreído, me he enfadado, me he frustrado y me he sentido identificada en muchas cosas. Aunque no con tantos golpes o no tan duros, pero si golpes que a veces te hunden y hasta que no tocas fondo no puedes empezar a subir. El miedo (y reconozco que soy la primera) nos paraliza, las necesidades de una llamada de un abrazo no nos hacen más débiles al revés nos muestran nuestra humanidad, nuestras propias frustraciones que nos condicionan. Es una historia tan compleja como cada uno de nosotros, todos lo somos, pues cuando nos interrelacionamos la ecuación se convierte en sencilla, al revés. La vida se construye paso a paso, y si pisamos mal, nos sujetamos con las manos en el suelo para levantarnos.
    LUCÍA, es una historia de superación personal en diferentes etapas de su vida. Siendo capaces de superarse y superar las circunstancias para que la sonrisa sea su compañera de vida. Ella quería ser feliz, esa era su meta, con obstáculos o sin ellos. El amor por uno mismo es la base, para que todo amor en pareja funcione.
    DIEGO, como ya he comentado muchas veces, incluso a los 19 años admire su capacidad de afrontar y asumir una historia como la que se venia por delante. Es muy grande pese a esa juventud, otro que maduró a marchas forzadas cuando algunas circunstancias cae como una losa. Siempre, a su manera, con una canción por ejemplo expresa como se siente, lo bueno y lo manos. Ha sufrido mucho, pero ha aprendido de su sufrimiento y aunque llego a creer que si te proteges duele menos, sabe que no.
    En su historia, en las diferentes etapas debes buscar aquel que te frene sin cortarte las alas. El amor, el de verdad, siempre suma no resta. Y ellos ganaban juntos, y ganaron separados aprendiendo de los fallos que habían tenido juntos. Como lectora- adicta no dejes de hacer algo que se te da tan bien, perdemos todos, tú y los que te leemos (y digo lo de tú, porque creo que con cada libro creces un poco más). Como dice el comentario anterior, me resulta mas fácil meterme en la historia cuando el contexto es mas conocido. Esto permite profundizar y transmiten toda la verdad.
    Muchas gracias por esta historia, me ha fascinado y no descarto volverla a leer para disfrutar de otros pequeños detalles.
    Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Julia. Me dejas sin palabras. Muchas gracias por entender tan bien la historia de Diego y Lucía, su amor, su lucha contra las dificultades, su camino hacia ese destino que tenían que forjar ellos solos.
      Un beso muy fuerte y muchas gracias no solo por leerme, sino por compartir tus impresiones :)

      Eliminar
  3. Me he acabado esta madrugada la segunda parte,he deborado los dos libros en 4dias,
    De los libros que te he leído (aún no me los he leído todos,pero seguro que lo hago),esta saga es de las que más me ha gustado
    Gracias por tus historias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti! Me alegro muchísimo de que te haya gustado :)

      Eliminar