jueves, 2 de junio de 2016

Los mejores protagonistas tatuados de novela romántica


Hablemos de fetiches, así, para empezar fuertecito el jueves. Como ya os he contado algunas veces, paso una cantidad considerable de mi tiempo hablando (whatsappeando, más bien) con otras lectoras/escritoras de novela romántica sobre nuestros libros favoritos y, para qué engañarnos, sobre nuestros protagonistas top. Y no sé si es que yo me he buscado amigas muy de mi target, pero... hay una característica común a muchos de nuestros protagonistas favoritos: los tatuajes. Hablemos de ellos, pues (de los protagonistas y de los tatuajes, ambas cosas).



Da igual que en la vida real nos gusten los tíos tatuados o no. Da igual que nosotras no queramos saber nada de agujas y tinta o que nos encante el asunto y salgamos del estudio recién tatuadas, pensando ya en el siguiente. Da igual que el protagonista sea el típico pijo que esconde un tatuaje que no esperamos o un malote de manual tatuado casi de pies a cabeza. El asunto tatuajes... nos pone


Os voy a contar un secreto. Si me seguís en las redes sociales (especialmente en Twitter y Facebook, que es donde se me da mejor contar mi vida), sabréis que hace unas semanas me dio una pedrada mental y acabé escribiendo una novela en diez días (evidentemente, correcciones aparte). Pues el secreto es que esa novela va precisamente de eso, de tatuajes, con un protagonista del que, si no os enamoráis, es que estáis muy mal de lo vuestro. Todavía no sé muy bien qué va a ser de esta novela, pero prometo manteneros informadas. 

Pero ahora vamos con mis protagonistas de novela romántica tatuados favoritos:

Jay Crownover | Series The Marked Men y Mejor cuando es rebelde

Como ya os conté en mi BookTube sobre novela romántica contemporánea internacional, Mejor cuando es rebelde no me acabó de encantar, pero la serie de los Marked Men... ¡Aay! Los Marked Men. Los seis libros de esta serie (los he reseñado con un BookTube en exclusiva para ellos) giran en torno al mundo de los tatuajes. Alrededor del estudio Marked, de Denver, surgen las historias de Rule, Jet, Rome, Nash, Rowdy y Asa, cada uno con su estilo de tatuajes y con un trabajo de documentación de la autora en el que se nota muy bien que sabe de lo que habla. Recomendadísimos.

Rule
«Sí, Rule tenía tatuajes desde el pelo hasta la suela de sus botas, y era todo barras de metal donde yo tenía perlas y camafeos antiguos, pero los dos éramos personas tratando de vivir por debajo de los límites que todo el mundo había puesto para nosotros»

Jamie McGuire | Series de los hermanos Maddox

Una de mis series favoritas de new adult son las historias del mítico Travis Maddox, con su tatuaje de Pidgeon y unos cuantos más. El libro de Trenton, el siguiente hermano de la saga Maddox, es Maravilloso error. Aunque ya os contaba hace unos meses que no me había acabado de gustar demasiado (el listón lo dejó muy alto Travis), sí es cierto que en el tema tatuajes deja a su hermano a la altura del betún. Como en la serie de los Marken Men, Trenton también se dedica profesionalmente al mundo del tatuaje y va dejando sus pequeñas obras de arte sobre la piel de su novia Cami.

Maravilloso error
«—Admito que sería la caña saber que fui el primero que te hizo un tatuaje, Cami. Es como si fuese el que se llevó tu virginidad».

Elísabet Benavent | Sagas Silvia y Martina

En la última saga de Elísabet Benavent, el protagonista, Pablo, nos hace vibrar con las golondrinas tatuadas sobre su pecho (piercing en el pezón incluido) y con esa ola de mar con la que empieza su historia con Martina. Pero antes de la llegada de Pablo, hubo un protagonista de esta misma autora que nos hizo soñar con tatuajes: Gabriel, de Persiguiendo a Silvia y Encontrando a Silvia. Si ya nos había ganado con esos brazos y ese pecho tatuados, nos acabó de rematar con ese último tatuaje del que nos enteramos al final del segundo libro. ¡Aaaay, Gab!

Martina con vistas al mar, Martina en tierra firme
«Hagamos algo de lo que nos arrepintamos por el simple placer de hacerlo»

Neïra | Saga Daniela

A ver quién es la lista que se lee Fuimos un invierno y Fuiste mi verano y se atreve a decirme que no ha caído enamorada de Luca. Una de las cosas que más me gustó de esta saga es que Luca es un protagonista que comete errores sin necesidad de justificarlo con traumas infantiles ni mierdas por el estilo. Y lo mismo ocurre con los tatuajes con los que Neïra lo caracteriza. No son marcas de un pasado tormentoso ni tienen más significado que el de decorarle el cuerpo (cómo si le hiciera falta, por otra parte). Y es que, a muchos, nos gustan los tatuajes porque sí (otro día os hablaré del coñazo que puede llegar a ser la gente con el '¿y qué significa ese tatuaje?').

Fuimos un invierno, Fuiste mi verano
«El modo en que se le mueve un mechón de pelo cada vez que suspira, sus manos, llenas de heridas en la piel que rodea las uñas, los tatuajes que le cubren la piel, que sobresalen por debajo de su camisa remangada hasta los codos y por el cuello».

Noelia Amarillo | Bajo el calor de tu piel

En Ardiente verano, una de mis novelas favoritas de la romántico-erótica española, conocíamos a un jovencísimo Andrés, como hijo de la protagonista femenina de la novela. En Bajo el calor de tu piel, Andrés ya es mayorcito y se dedica a vivir a lo mochilero por Europa. Su caracterización, lleno de piercings y tatuajes (como sus amigos Razz y Lúa) lo aleja bastante de la imagen del chiquillo que era en la primera novela (¡por suerte!).

Bajo el calor de tu piel
«No había ninguna parte de su cuerpo que no tuviera un tatuaje. En el cuello, tras la oreja, se había tatuado algo parecido a un ojo azul. Y era de lo más discreto, comparado con el resto de los dibujos. Una carta de navegación le envolvía el tríceps y el bíceps del brazo derecho, y, sobre esta, un compás y una brújula parecían saltar de la piel. El interior del antebrazo lo ocupaba un mapamundi y, en la muñeca, una rosa de los vientos indicaba los puntos cardinales».

Erika Fiorucci | Un libro para Cash

Seamos honestas. ¿A quién no le gusta una estrella de rock? Yo no digo que nos lo queramos traer para casa, pero como protagonista de novela... nos gusta. Cash, en concreto, con sus tatuajes y sus piercings por todas partes (y, cuando digo por todas partes, es literal) sube la temperatura de la lectura a niveles insospechados. Solo os digo que yo, que de piercings algo sé, tuve que buscar un concepto en Google que me dejó bastante boquiabierta. Ahí dejo el misterio... Si habéis leído Un libro para Cash, sabréis de lo que hablo.

Un libro para Cash
«Su piel estaba prácticamente sin marcas, salvo esas letras cursivas que, seguramente, formaban una palabra que no alcanzaba a distinguir sin mis lentes, y que se extendía desde su muñeca por toda la parte interna de su brazo hasta llegar a su hombro».

Victoria Vílchez | Antes de que decidas dejarme

Soy bastante fan de los new adult de Victoria Vílchez, pero, si tengo que elegir un favorito, no tengo dudas. Ni sobre la novela ni sobre el protagonista: Antes de que decidas dejarme y Jota. Madre mía, Jota. Si os gustan los protagonistas un poco oscuros, os enamoraréis de él. De él, del dragón de la cadera y de ese «Parte de mí» que luce en su brazo y que es un enigma durante parte de la novela.

Antes de que decidas dejarme
«El tatuaje del dragón asomaba de vez en cuando y el color de las llamas que escupía por la boca variaba del naranja al rojo según la posición. Me dieron ganas de ir hasta él y acariciarlo».

¿Qué os han parecido? ¿Alguno que añadir? Yo me he dejado a varios en el tintero, pero con cualquiera de estos... dedicaría un ratito largo de mi vida a contemplar sus tatuajes si me los llego a cruzar.

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo? ¡Recibirás contenidos extra exclusivos!





8 comentarios:

  1. Amo a Rule con todo mi corazón, pero debo reconocer que Nash es mi favorito (el tatuaje que cubre toda su parte posterior es demasiado).
    Gracias por acordate de Cash que, aunque es discreto en aquello de los tatuajes, en el departamento de piercings tiene toda la escalera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanta escalera! Rule es mi favorito de entre sus amigos, la verdad, aunque Nash, sin duda, es el segundo. :)

      Eliminar
  2. Creo que este es hasta el momento mi artículo favorito jajajaja Soy una gran, gran, gran fetiche de los tatuajes. De hecho en la novela que estoy a punto de publicar el prota está inspirado en Adam Levine. Me apunto de aquí los que no he leído en mi lista de imprescindibles, porque digan lo que digan, hay algo que solo tienen los chicos tatuados... Y si encima juegan a eso de Macarra por fuera, adorable por dentro, apaga y vamonos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, bueno... No me digas que eres fans de los protas tatuados... Porque yo saco novela el día 22 y va justamente de eso, jajaja (Sangre y tinta, he hablado de ella hace poco en el blog). Y, por supuesto, los chicos tatuados tienen ALGO.

      Eliminar
    2. Ya la tengo reservada en amazon!! La mía sale, si no pasa nada, dentro de muy poco. Me muero de ganas por leer ya la tuya! :)

      Eliminar
    3. Oh, mil gracias! Yo creo que ya me lo habías comentado por Twitter, pero se me va la olla (solo un poco), jajaja. Infórmame cuando salga la tuya! Un besote.

      Eliminar
  3. Donde haya un chico tatuado... que se quiten los demás. Y estoy de acuerdo con todo... menos con Mejor cuando es rebelde. Soy super fan de esa historia, y de la segunda parte más todavía. Love Love Love!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La segunda no la he leído :)
      Pero en todo lo demás, 100% de acuerdo. Los chicos tatuados son muy top.

      Eliminar