jueves, 21 de abril de 2016

New York, New York... El escenario de novela romántica que nunca duerme

New York, New York... El escenario de novela romántica que nunca duerme

Dicen que Nueva York es la ciudad que nunca duerme. Y lo es, os lo puedo asegurar. Supongo que a estas alturas de la película, si sois seguidoras habituales de este blog, sabréis que me apasiona viajar, y puede que también sepáis cuáles son mis ciudades favoritas del mundo. Y, si sois lectoras de novela romántica, es (casi) imposible que no haya caído en vuestras manos alguna novela que tenga Nueva York como escenario. Así que vamos a darle una vueltecita a la Gran Manzana, ya que, a falta de un vuelo que nos lleve hasta allí, al menos nos quedan los libros para viajar.

Nueva York

En entradas anteriores de este mismo blog, os conté unos rollos tremendos sobre mis otras dos ciudades favoritas del mundo, París y Londres. Podéis consultarlas aquí:
Hoy me he puesto a pensar en esta entrada sobre Nueva York y me he dado cuenta de que... ya casi os lo he contado todo. Los últimos nueve meses de mi vida han sido una locura constante de hermanos Sullivan everywhere y, si algo caracteriza a estos chicos, es que adoran la ciudad. Yo también, la verdad.

Nueva York

Hasta hace relativamente poco tiempo, Nueva York era una ciudad que no me atraía demasiado. No sé por qué, la verdad; debo de ser gilipollas. El caso es que, hace algo menos de tres años, encontré un vuelo barato, un hotel estupendo a un precio más o menos decente y... ya os imaginaréis el resto. Pasé ocho días en Nueva York y me supo a poco. A tan, tan, tan poco... que menos de un año después ya me había gastado todo el dinero que (no) tengo en regresar. Y vivo planeando la tercera visita, por si os lo estáis preguntando.

Nueva York

En esos dos viajes, creo que llegué a conocer bastante bien Nueva York. Siempre me ha encantado leer novelas en las que el autor te mete en la ciudad en la que se desarrollan casi como si estuvieras en ella. En mi primera novela, Pecado, penitencia y expiación, Nueva York aparece en toda la tercera parte, sí, pero solo como el escenario de fondo en el que se desarrolla la trama. Con los Sullivan me apeteció algo diferente. Me apeteció que Nueva York fuera un personaje más, que sus calles tuvieran protagonismo y que cada personaje tuviera sus lugares favoritos, los que más los representan.

Nueva York

Parker y Amy vivieron su amor entre el campus de Columbia y Harlem, un lugar del que me enamoré entre una misa baptista y un plato de pollo frito (lo del pollo era de esperar, lo de la misa aún hay quien no se lo cree). Travis y Emily se movieron entre el SoHo y el Upper West Side, aunque todos sabemos que a Travis le pega mucho más el Upper East Side. Preston y Lisa deben de seguir debatiendo todavía si es mejor Manhattan o Brooklyn. Yo me quedo con Manhattan, aunque la pizza de Grimaldi's y la playa de Coney Island me ponen muy difícil la decisión. Mark y Alice están muy locos y prefieren vivir en Arizona que en Nueva York, así que ni los menciono. Por insensatos.

Hermanos Sullivan

Hace algunas semanas, os hablaba de las novelas románticas que he leído y que se desarrollan en Nueva York en la entrada Seis escenarios de novela romántica a los que viajar con un libro en la mano (América). En los últimos meses, me he dedicado a leer mucho new adult, y quizá sea este el subgénero –junto con el chick lit– que más novelas ha llevado a esta ciudad. 

Nueva York

A estas alturas del post, os estaréis preguntando qué lugares de Nueva York os recomendaría (o no, que me pongo muy pesada cuando recomiendo). En el caso de Nueva York, lo tengo muy claro: todo. TO-DO. Venga, va, os lo resumo:

Empezamos por el norte, por las calles de Harlem, el teatro Apollo, el brunch de Sylvia's y el outlet de GAP. Bajamos por Morningside Heights, parada obligada en la Catedral de St John Divine y recorremos el Upper West Side, con sus perritos de Gray's Papaya, el edificio Dakota y el Museo de Historia Natural. Entramos a Central Park por Strawberry Fields y le dedicamos todo el tiempo del mundo al parque. Cruzamos hasta el Upper East Side, entramos al Met y al Guggenheim y dejamos que se nos abran los ojos como platos con el lujo de los edificios con marquesina, alfombra roja y portero con gorra de plato. Una escapadita a Bloomingdale's y un paseíto en el transbordador de Roosevelt Island. Bajamos la Quinta Avenida (morir un poco en las tiendas es casi obligatorio) hasta el MoMA y nos colamos por Times Square, a hacer un poco el paleto ante las pantallas. Radio City Music Hall, Rockefeller Center, Catedral de St Patrick y Bryant Park mientras vemos al fondo el Empire State (Victoria's Secret está justo a sus pies. De nada). Seguimos hasta el Flatiron, posiblemente el edificio más bonito de Nueva York, con permiso del Chrysler. Y entramos en el caos del sur de Manhattan, donde las calles dejan de ser una cuadrícula y los límites de Chelsea, el Village, TriBeCa y el SoHo se confunden. Un poco de multiculturalidad en ChinaTown y Little Italy, antes de llegar al distrito financiero, hacernos la foto en el toro de Wall Street, acongojarnos un poco en la Zona Cero y coger el ferry a la Estatua de la Libertad y Ellis Island. O cruzar el puente de Brooklyn (yo lo hice a las 12 del mediodía en plena ola de calor en julio; un consejo: NO lo hagáis) y coger el metro hasta Coney Island, montar en la Cyclone y ponerse ciego a perritos.

Nueva York

No, tranquilos, no he perdido la cabeza. Por supuesto que no da tiempo a hacer todo esto en un día. Con mucha suerte y un dolor de pies asegurado, os dará tiempo en una semana. Pero es que ni en doscientos posts me daría tiempo a contaros todo. Y estoy segura de que hay un millón de cosas que aún no conozco.

Nueva York

¿Os habéis quedado con ganas de más Nueva York? Pues dos últimas cosas: la primera, os dejo por aquí el link a un artículo que escribí hace unas semanas en Trendencias sobre 7 barrios de Nueva York y sus comidas más icónicas. Y la segunda, un recordatorio por si aún no lo sabéis: el pasado 8 de abril salió a la venta Hermanos Sullivan: Pasado, presente y futuro, el punto final a la serie de los hermanos Sullivan. Además de otro montón de contenidos extra, este libro incluye ocho miniguías de Nueva York, contadas por los ocho protagonistas principales. Si no queréis comprar el libro y contribuir así a que yo coma a fin de mes, no pasa nada, que yo soy toda generosidad. Si os suscribís a mi lista de correo (aquí abajo tenéis el formulario), recibiréis dos de las miniguías cada mes. Y también el resto de contenidos. Si no lo hacéis por los Sullivan, hacedlo por Nueva York, que siempre merece que lo sepamos todo sobre ella.

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo? ¡Recibirás contenidos extra exclusivos!





No hay comentarios:

Publicar un comentario