lunes, 11 de enero de 2016

Las fases de corrección de una novela romántica


¡Hola a todos!

Ya estamos muy cerca de la meta final. Nuestra novela romántica empieza a tomar forma. El borrador está acabado y hasta registrado en Propiedad Intelectual. ¿Qué toca ahora? Pues el infierno, el averno, el abismo, el jodido apocalipsis: el proceso de corrección. ¿Os atrevéis a adentraros en él?

Antes de empezar a explicaros nada, vamos a dejar claras unas cuantas cosas. La primera, que hacen falta conocimientos muy sólidos para meterse en la fase de corrección. Y cuando digo conocimientos muy sólidos, no estoy hablando solo de que se te dé (más o menos) bien la ortografía y la gramática. Cuando yo me metí en la aventura de escribir mi primera novela romántica, tenía un bagaje académico que parecía avalar el proceso de corrección: dos filologías y un máster en edición. ¿Era suficiente? Pues no. Al primer vistazo de un corrector externo, cayeron un montón de errores. No de confusiones b/v ni de comas u otros signos de puntuación, pero sí de ortotipografía, de estilo, de continuidad... ¿Todo esto os suena a chino? Pues... ya no sé ni cuántas veces lo he dicho: formación, formación y formación. Si, además, soléis tener problemas con conceptos gramaticales y ortográficos, mi consejo es que contratéis una corrección externa. De hecho, creo que solo algunos suicidas con una formación muy específica deberían atreverse a dar el paso de autocorregirse. Sí, yo estoy entre esas suicidas y, aun así, en las relecturas que hago de mis libros, siempre me apetece cambiar algo. O todo. Yo qué sé. Dejadme en paz.

Fase de corrección
Más o menos así suelo estar yo en la fase de corrección
Dicho esto, explicar en un solo post todo lo que implica la corrección es imposible. Así que me limitaré a daros unas pinceladas para que sepáis cómo enfrentaros al infernal borrador que tenéis delante. Porque, del mismo modo que afirmo que una corrección externa es necesaria casi siempre, también es cierto que la primera corrección debe venir de parte del propio escritor. Vamos allá:

Fase 1: Corrección de estructura
Hay un único lugar en el mundo en el que la trama y los personajes de nuestra novela son perfectos: la cabeza del escritor. Nosotros, como padres de la criatura, lo sabemos todo: por qué el protagonista tiene ese carácter de mierda, por qué los padres de ella la tratan como a una cría, por qué se enamoran como perros en un solo fin de semana juntos... Todo. El reto es saber transmitirlo. En esta fase de la corrección será donde releamos nuestra novela y nos pensemos muy mucho si el lector va a entender eso que queremos transmitirle. ¿Mi consejo? Buscaos un par de amigos, mejor si son lectores frecuentes, y todavía mejor si son lectores frecuentes de vuestro género, que estén dispuestos a leer el manuscrito y a preguntaros todo aquello que no les cierre de la trama. 

Si queréis que esta fase se suavice lo máximo posible, es fundamental que hayáis sido cuidadosos con la fase de planificación de la novela. ¿Recordáis que os decía que, al llegar a la fase de corrección, agradeceríais haber sido cuidadosos con la planificación? Pues ahora lo veréis. Parte de la corrección de estructura será eliminar todas esas confusiones sobre edades de los protagonistas, rasgos físicos y demás.
   
La corrección de estructura
Y esta soy yo cuando encuentro un error de estructura
Fase 2: Corrección de estilo
En mi opinión, esta es la fase más difícil. Al menos, la más difícil de explicar. La literatura tiene que ser algo más que contar una historia. Tenemos que dotar de belleza a esa historia. ¿Cómo se hace eso? Ay, amigos... como para resumirlo en un post... Quizá sea bueno, a estas alturas, revisar el artículo sobre los 10 errores que debemos evitar al escribir novela romántica. Eso, y mi truco personal, que probablemente os parezca la peor pesadilla que hayáis escuchado jamás: releer cada frase, todas y cada una de las frases del borrador, y pensar cada una de ellas como ente independiente. ¿Es realmente necesaria esta frase? ¿Describe bien el lugar del que habla? ¿Da idea de la acción que pretendo narrar? ¿Suena realista como parte de un diálogo? E ir modificando, claro. Pero, OJO, sabiendo parar. Quizá lo más importante de la corrección de una novela, aunque no os lo haya dicho antes, es saber parar a tiempo. La tentación de cambiarlo todo, TODO, porque estamos como jodidas regaderas somos muy exigentes con nuestro trabajo siempre va a estar ahí. La novela perfecta no existe (o sí, pero mucha suerte tendríamos si fuéramos nosotros quienes la escribiéramos).

Retiro lo dicho: la novela perfecta sí
existe. Pero, se siente, ya está escrita.

Fase 3: Ortotipografía
Aunque estés convencido de que dominas la gramática y la ortografía del español a la perfección, es probable que no sea así. ¿Sabéis la diferencia entre "deber" y "deber de"? ¿Conocéis las últimas actualizaciones normativas de la RAE? No pondréis coma entre el sujeto y el predicado, ¿verdad? ¿Sabéis utilizar el guión corto, el guión medio y el guión largo? ¿Las comillas latinas y las inglesas? ¿Conocéis las normas básicas para utilizar la cursiva? Pues eso... que, si no lo habéis hecho en las fases anteriores, quizá ahora sí sea el momento de contratar un corrector profesional.

Si no lo hacéis, armaos de borrador impreso y boli rojo. Y, después de eso, pasad el archivo al Kindle (o al reader que uséis habitualmente) y leedlo de nuevo. Y así, hasta mil veces, porque... la mala noticia es que... mil veces que leáis el manuscrito, mil veces que encontraréis algún error ortotipográfico. 

¡A corregir!
Corrige, sí.
Pero, sobre todo, mantén la calma.
Como habréis podido observar, este post es más una introducción a esa fascinante fase que es la corrección (sí, a mí me parece fascinante) que una explicación en profundidad. Mi opinión personal es que la fase de corrección determina la calidad de un escritor tanto como lo hace la fase creativa en sí misma. Si no estáis completamente seguros de que podéis llevar a cabo esta titánica labor y no estáis dispuestos a dejaros los dineros en una corrección profesional, quizá sea mejor que optéis por presentar vuestro trabajo a editoriales –que se encargarán de este proceso–, en lugar de optar por la aventura de la autoedición. Pero, si tenéis claro que queréis autopublicaros... dejaos los ojos en este proceso porque será el que determine, en gran parte, la calidad de vuestro trabajo. Mi opinión sobre la ingente cantidad de libros plagaditos de errores gramaticales y ortotipográficos... mejor me la callo. Que luego me dicen que si soy polémica y tal.

Reto conseguido
Por muy duro que resulte, todo merece
la pena cuando lo has conseguido.

Para ir terminando, os dejo los enlaces a las tres plataformas en las que yo me he formado (y en ello sigo):

Lo dicho... si necesitáis ayuda, contactad conmigo. Como os he dicho... ¡me apasiona la corrección! (Pero qué friki ha sonado esto, coño).

¡Hasta el próximo lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario