jueves, 29 de octubre de 2015

Mi NaNoWriMo romántico (o cómo hacer que los días tengan 36 horas)

Mi NaNoWriMo romántico

He perdido la cabeza. Lo sabíamos, estarán pensando los que me conocen. Pero no, joder, esta vez va más en serio que nunca. Mi cerebro ha decidido que dormir es un acto absolutamente frívolo e innecesario y ha buscado algo en lo que ocupar esas dos o tres horitas que, hasta ahora, estaba dedicando al descanso. No pasa nada, I'll sleep when I'm dead, que decía Bon Jovi cuando molaba. Lo guay del caso es que, a este ritmo, moriré pronto y, entonces, podré dormir.

¿Que por qué os cuento esto? Pues veréis, hay una puta locura iniciativa literaria llamada NaNoWriMo. Que ya de perder la cabeza, al menos hacerlo por algo con un nombre molón. El NaNoWriMo es una especie de reto con nosotros mismos, como escritores, cuya propuesta consiste en escribir, en el plazo de un mes (noviembre), una novela completa de, al menos, 50.000 palabras. Así, de risas. Podéis encontrar toda la información sobre el NaNoWriMo en su web oficial.

Escribir una novela en un mes
¡Sí! ¡Quiero escribir una novela en un mes! Espera
un momento... ¿Han inventado ya los meses de 49 días?

También podéis aprender un poco más sobre esta iniciativa en el siguiente vídeo:


Bueno, una vez centrados en qué es el NaNoWriMo, os cuento un poco en qué consiste mi locura. El comienzo de todo está en que estoy teniendo una relación hiperactiva con la literatura. Como un niño pasado de azúcar o como Charlie Sheen en Ibiza. Ese rollo. Quiero hacerlo todo y probarlo todo y lo quiero ya. Ese rollo de tarada de mierda. Así que, casi desde que oí hablar por primera vez sobre el NaNoWriMo, tuve claro que no iba a dejar pasar la oportunidad de participar. Con una novela romántica, por supuesto. Pero... os voy a contar un secreto: yo no vivo (solo) de escribir (¡quién pudiera!), Los que seguís este blog por los consejos para escritores noveles de los lunes, quizá deberías dejar de leer aquí. Porque la vida del escritor es muy bella y muy plena, pero es muuuuuuu pobre también. Así que, como imaginaréis, tengo otro trabajo. Soy autónoma, para más inri (traedme el revólver, por favor). Como me veía descansada, con una empresa que sacar adelante frente a mil dificultades y esta puta locura de escribir, este año empecé a colaborar en un proyecto con una empresa internacional. A jornada completa también, que el aburrimiento no va conmigo. Le dedico mis mil horas a este blog, a las redes sociales y, ahora, también a mi canal de YouTube, en el que, por cierto, (dentro cuña) la semana que viene encontraréis el primer vídeo de la serie sobre mis novelas románticas favoritas (fin de la cuña). ¿Que de dónde voy a sacar tiempo para el NaNoWriMo? No, no, si yo también me lo pregunto. Si encontráis la respuesta antes que yo, dejadla en los comentarios de este blog. No vale responder «tienes que dejar de dormir» porque esas valiosas horas ya las reubiqué para lo de hacerme booktuber.

Keep Calm and... NaNoWriMo
Claaaaro... Mantener la calma es lo mío, sí sí


Como podéis ver, no ando sobrada de tiempo para escribir. Pero es que... es la puta cosa que más me gusta en este mundo. Y, para lo que nos apasiona, siempre hay tiempo. Siempre. Así que, en medio de una locura transitoria que sufrí esta semana, decidí ir a por el más difícil todavía. Pensaba dedicar el NaNoWriMo a escribir la cuarta entrega de la serie de los hermanos Sullivan (la semana pasada fue especialmente productiva, y dejé la tercera liquidada), pero me pareció facilón. La trama del último libro de los Sullivan está en mi cabeza y solo falta traspasarla al papel. Trampa. Voy a dedicar el NaNoWriMo a un nuevo proyecto, una novela que un día se plantó en mi subconsciente, casi al principio de mi aventura en este mundo de la novela romántica. Una novela de la que siempre pensé que solo podría escribirla cuando tuviera mucho tiempo y estuviera muy preparada para hacerlo. Porque va a ser una novela jodida, dura, de las que se te agarran y te hacen daño (al leerla, supongo; al escribirla, seguro). Una novela que, si me empeñaba en buscar el momento ideal para escribirla, jamás iba a encontrarlo. Así que decidí darle la vuelta a la tortilla y escribirla justamente cuando menos tiempo voy a tener para pensarla y para sufrirla. Mi primer NaNoWriMo será para ella. Es difícil que la acabe dentro del mes que dura el NaNoWriMo (la novela, a priori, tal como está concebida en mi cabeza, excederá bastante de las 50.000 palabras), aunque ese será mi objetivo. Al menos, quiero llegar a esas 50.000 palabras. Si, después, a mis personajes les queda algo por decir... dejaremos que sigan escribiendo una vez acabado el reto. Y, por supuesto, ya habrá tiempo después para correcciones, maquetación y demás trabajos de edición. Vamos, que es mi manera de deciros que tardará en ver la luz. Por muy loca que me vuelva el NaNoWriMo, ahora mismo, mi vida literaria les pertenece a los hermanos Sullivan y será con ellos con quien comparta mis desvelos por este nuevo proyecto.

¡Ojocuidao! Do not disturb
Creo que me tatuaré esto en la frente durante todo noviembre

Os invito a seguir mi evolución en NaNoWriMo 2015 (dejaré el enlace también de forma permanente en el sidebar del blog).

See you soon!

No hay comentarios:

Publicar un comentario